jueves, 11 de agosto de 2011

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO (primera parte)

En busca del tiempo perdido (primera parte)

Hemos querido titular pomposamente con el nombre de la trascedente obra de Proust, este proyecto de análisis histórico de los últimos 47 años de la vida de nuestra sociedad: las decisiones que le ha tocado asumir, los hechos que ellas provocaron en nuestro pasado reciente, las que originan en la actual crisis que enfrentan los chilenos, el tiempo que estamos obligados a recobrar pues lo perdido se expresa en vidas de seres humanos, muchas de ellas, ya perdidas, pero la mayoría al menos tres generaciones con el deber de asumir el liderazgo de un proceso que les devuelva su condición de soberanía y dignidad humana.

Una ola de indignación recorre el mundo. En los últimos 40 años, la sociedad mundial ha sido conmovida por el colapso de sus dos principales proyectos de vida, lo cual, destruyó las esperanzas construidas durante siglos. Desde la Revolución Francesa, caen los dos grandes sistemas ideológicos que se empiezan a perfilar a partir de este suceso político social ocurrido a finales del siglo 18: En primer lugar, el Socialismo en 1990, culmina en una crisis terminal, como consecuencia de una forma errónea de implementación y las contradicciones que produjo la manera de concebirlo. En segundo lugar, el Capitalismo el cual, al hegemonizar al mundo muestra su rostro más inhumano, llevando en estos últimos 21 años a la humanidad a cumplir un rol indigno, al negarles su esencia.

Grandes procesos sociales y políticos como la descolonización, la independencia nacional, los movimientos de liberación nacional, la emancipación del hombre de la esclavitud, el término de las fobias inter-raciales, logros que surgen de grandes luchas que dá la humanidad con costos de millones de vidas y que muestran el desarrollo de un profundo proceso evolutivo del hombre, hoy en riesgo, por la unipolaridad de una ideología que extrema al pragmatismo de lo material sobre lo humano como unica forma de concebir la realidad.

Nada en este ciclo evolutivo de desarrollo humano, hoy en riesgo, le fue regalado a la humanidad: Dos grandes guerras mundiales, guerras de independencia nacional, guerras de posicionamiento geográfico como consecuencia de un largo proceso de guerra fría entre las dos potencias que hegemonizan la conquista del mundo, hoy día forman parte de experiencias fracasadas que destruyeron las grandes esperanzas e ideales de millones de personas. Es así como, un futuro incierto invade al Hombre contemporáneo, hoy sin proyecto de desarrollo alternativo producto de una crisis permanente en la cual ha entrado el proyecto capitalista de desarrollo, la modernidad centrada en el desarrollo meramente tecnológico, postergó definitivamente el desarrollo de lo humano, obligándonos nostálgicamente a involucionar y pensar en etapas ya pasadas como la Ilustración, una total carencia de pensamiento de vanguardia simboliza el período crítico por el cual atravesamos.

De esta forma, viejas tiranías del mundo musulmán, son derribadas por pueblos enajenados durante siglos por el influjo religioso y después por las fronteras ideológicas de un socialismo que nunca llegó. Europa entra en un proceso de movilización social, bajo las banderas de la indignación, provocada por una crisis que cada día se agrava sin esperanzas de ser superada.

El lanzamiento del manifiesto “INDIGNAOS” (indignes vous), del filosofo Stéphane Hessel, reevíndica los principios que inspiraron la creación de las democracias modernas europeas, hoy en crisis, y sirve de sustento filosófico político al proceso de levantamiento social de indignación ante este estado de la humanidad.

Nuestro país, claramente en su historia nos muestra como el proceso de desarrollo evolutivo se va perfilando en sentido de lo humano como eje central: Una democracia cada vez más inclusiva, un estado protector, una política educacional centrada en lo plural, construcción de una legislación que en lo social tendía a proteger al más vulnerable, como consecuencia de cada vez mayores niveles de participación social y política en la toma de decisiones. En 1964, democráticamente es elegido un proyecto político de desarrollo llamado “Revolución en libertad” el cual, abre el debate sobre temas como la chilenización del cobre y la entrega de tierras a nuestros campesinos, introduce una fundamental modificación a la estructura capitalista de desarrollo primitiva que tenía Chile.

Este proceso, más el contexto mundial de hechos provocados por la decisión de pueblos como el cubano en 1959; el vietnamita que tras una larga guerra, primero contra los franceses y después contra los EEUU, logran su independencia. Además el caso francés, que en l968, pone en jaque al gobierno, tras una rebelión de los estudiantes universitarios que junto a los obreros provocan una modificación radical en las relaciones de poder en ese país y que posteriormente se extendió a toda Europa, aceleraron el desarrollo evolutivo importantemente al ser el marco de referencia contextual en nuestro país.

El discurso de nuestro país, estaba a nivel de las sociedades más avanzadas en lo político, en lo cultural, participábamos de los temas que eran de interés del mundo, baste decir como ejemplo, que simultáneamente se estrenaban obras de teatro en Santiago y Nueva York, como Equs por la compañía de teatro de los 4, de los hermanos Divauchelle. Gran nivel de participación democrática y mas acceso a la cultura de grandes masas sociales en el desarrollo de Chile, lo cual, permite la optimización la construcción de mejores niveles de democracia, que significan darle peso sustentable en el tiempo a nuestras decisiones electorales futuras.

Asi, llegamos a 1970, con altos niveles de conciencia en lo político y lo cultural, para enfrentar un proceso electoral que sería el más importante de nuestra historia republicana, pues en él la sociedad chilena asumiría un rol de sujeto social y político en la construcción de dos de las tres propuestas programáticas que el mundo político le haría al país.

Lo trascedente del evento electoral era la confrontación de los dos grandes y únicos proyectos de desarrollo que imperaban en el mundo en ese entonces, un mundo bipolar con claras fronteras en lo geopolítico e ideológico, sustentadas por un permanente sistema de confrontación y defensa de estas fronteras llamado “guerra fría”.

Ante este contexto mundial el país estaba preparado, un intenso proceso de lucha ideológica iniciado en l964, más un importante cambio en las relaciones de producción y de poder en muchas areas de nuestra estructura económica: el cobre; las relaciones agrarias de producción; la creación de una burguesía nacional, como efecto de un insipiente proceso de industrialización generado por los tratados de integración Latinoamericana, habían generado en el país una dinámica de cambio que auguraban mejores tiempos para Chile.


Raul Celpa Lopez

Presidente

Comisión Nacional Unitaria de Exonerados y Ex-Presos Politicos